Perfil da clase política galega. Introducción

A lo largo de la historia la tecnología y la información han ido siempre de la mano. ¿Por qué la tecnología supone un sustento tan importante para la información? A pesar de que la información ha existido desde el nacimiento del hombre, y de su evolución a lo largo de los siglos a través del papel y otros medios como la radio y la televisión, la tecnología eleva actualmente al periodismo al nivel digital, caracterizado por la instantaneidad y la diversidad de formatos, haciendo del ser humano una especie dependiente de esta nueva tecnología que se puede resumir con una sola palabra: Internet. Nuevas formas de conceptualizar la ingente cantidad de datos a los que se puede acceder como los “Big Data”, “Open Data” y los “Open Government Data” han irrumpido con fuerza en Internet, apoyándose en determinadas herramientas como bases de datos, gestores de contenidos o programas que nos permiten analizar, relacionar, mostrar, obtener patrones de esos datos.  En la red, es dónde hacemos frente a un paradigma de reciente aparición: cuanta más información, mejor.

Como toda novedad, la facilidad de acceso a la información en Internet, cuenta con dos vertientes, una positiva y otra negativa. Por un lado, está claro que el auge de la información en el mundo tecnológico permite una mejor comprensión de lo que está pasando a todas las personas del mundo. De esta manera, el individuo elimina cualquier obstáculo que le impida el acceso a los datos (antaño, con la inexistencia de Internet, se debía esperar a la salida de los periódicos al día siguiente para conocer las noticias). Ahora cualquier persona puede acceder a la información e incluso contribuir a producirla, haciendo las veces de periodista. Por otro lado, los miedos ante el crecimiento frenético del mundo digital giran en torno a cuatro cuestiones.

En primer lugar, algunos filósofos contemporáneos como el surcoreano Byung-Chul Han, afirman que el mundo digital “es un camino hacia la depresión, puesto que te distancia del otro” (Arroyo, 2014, párr.4). Además, por mucha información que haya, la verdad no está siempre asegurada, por lo que el mundo digital puede provocar un efecto negativo en las personas. En segundo lugar, la dependencia de Internet y de las nuevas tecnologías en general es alarmante. Autores como el estadounidense Dan Dennett aseguran que llegará el día en que “la red caiga” y en ese momento “viviremos oleadas de pánico”, puesto que la vida ya no se puede concebir sin el fenómeno de masas que es Internet. En tercer lugar, la privacidad de las personas está en entredicho. Los datos de cada usuario fluyen por la red bajo la supervisión de mínimos controles, pudiendo ser utilizados por grandes empresas o instituciones que a menudo caen en la extralimitación de la recogida de datos (NSA americana, por ejemplo). En cuarto lugar, debido a la gran cantidad de información, se está produciendo un distanciamiento entre las clases dirigentes y el resto de la sociedad. Los gobernantes y los tecnócratas hacen uso de los datos en detrimento de las opiniones de los ciudadanos.

Sin duda, el paradigma de “cuanta más información, mejor” está provocando mucho revuelo en todo el mundo, pero lo que es inequívoco, es el crecimiento imparable de la información gracias a las  plataformas y dispositivos tecnológicos. La sociedad se inscribe en este nuevo sistema afablemente, prueba de ello es la constante interacción en las redes sociales, la subida de consultas realizadas en los medios digitales frente a la bajada de ventas de la prensa escrita, así como la incesante demanda informativa de datos de todo tipo en la Red. La creación de Blogs a través de plataformas como Wordpress o de Webs informativas está al orden día, y además, se demuestran como plataformas de creciente utilidad para los usuarios.

Este progreso informativo tiene mucho que ver con un fenómeno reciente en el mundo de la información denominado  “Big Data” o datos masivos, que no hace más que potenciar la gran cantidad de datos producida por las personas en nuestros días.

Que el “Big Data” es un fenómeno de masas en la actualidad se puede corroborar a través de los hábitos diarios de la sociedad. Nos encontramos en un momento de la historia en el que el concepto de información ya no vale, es primordial que este concepto vaya acompañado del término “inmediata” o del término “masiva”. Los usuarios demandan información rápida, instantánea. Así se pone de manifiesto en el entusiasmo por las redes sociales como Facebook o Twitter, dos grandes generadores de datos. Por ejemplo, Facebook cuenta con más de 901 millones de usuarios activos generando información, mientras que cada día se envían 340 millones de Tweets (Rodríguez de Guzmán 2013, p. 2). Pero las redes sociales son tan solo un ejemplo de producción de datos masivos. El simple hecho de navegar por Internet o de realizar transacciones bancarias supone una generación de datos de diversa utilidad.

El ser humano siempre ha generado datos, lo que presenta el “Big Data” es la idea de agruparlos y ponerlos a nuestro servicio. Se trata de la tendencia en el avance de la tecnología que ha abierto las puertas hacia un nuevo enfoque de entendimiento y toma de decisiones, la cual es utilizada para describir enormes cantidades de datos (estructurados, no estructurados y semi estructurados) que tomaría demasiado tiempo y sería muy costoso cargarlos a un base de datos relacional para su análisis. De tal manera que, el concepto de Big Data aplica para toda aquella información que no puede ser procesada o analizada utilizando procesos o herramientas tradicionales (Barranco Fragoso, 2012, párr. 1).

El volumen de datos producido en la actualidad se ha multiplicado exponencialmente con respecto al elaborado hace tan solo dos años atrás. Cada día, Google procesa sobre 24 petabytes de datos. Cada minuto, Foursquare maneja más de 2000 registros. Cada segundo, los bancos procesan más de 10000 transacciones de tarjetas de crédito. Además, la velocidad de producción también ha aumentado gracias tanto al desarrollo de los dispositivos actuales como a la interacción simultánea de los usuarios online. Por ejemplo, es posible estar haciendo fotos al mismo tiempo que éstas se suben a la red y son enviadas a unos usuarios predeterminados. Esta simultaneidad de tareas es fruto de la automatización y de la interconexión de dispositivos. Asimismo, la variedad de datos producidos es inmensa. Desde fotos y vídeos hasta número de “me gusta” en Facebook, todo tiene cabida en el “Big Data”.

Su relevancia es tal, que ya se perfila como uno de los negocios más rentables de los próximos años. Las empresas buscan expertos en manejo de grandes cantidades de datos para aplicar los procesos de “Big Data” a sus funciones principales con un objetivo básico, la obtención de beneficio, ya sea económico o social. Marketing y conocimiento del público objetivo son dos de las aplicaciones más utilizadas en el ámbito del Big Data en la actualidad. El problema es que existe una carencia de recursos humanos con formación y conocimientos sobre este nuevo paradigma, por lo que los puestos de trabajo generados por los datos masivos distan todavía de estar cubiertos.

El enlace de datos de forma efectiva con el objetivo de encontrar la información requerida lo realiza la Web Semántica. “La Web Semántica es una Web extendida, dotada de mayor significado en la que cualquier usuario en Internet podrá encontrar respuestas a sus preguntas de forma más rápida y sencilla gracias a una información mejor definida” (World Wide Web Consortium, s.f., párr. 1).

La forma que tiene la Web Semántica de enlazar los datos distribuidos en ella son los conocidos como Linked Data. Los datos se vinculan a otros datos mediante sistemas de RDF, lo que permite solventar problemas básicos del lenguaje natural, como en particular la utilización de diferentes idiomas en Internet. De esta manera, los datos de un sitio Web se vinculan a los de otro sitio Web, beneficiando una completa y exhaustiva información por parte del usuario. El Linked Data ha tenido una aplicación llamada Open Linked Data, es decir, los datos enlazados abiertos. Se trata de un proyecto realizado por el World Wide Web Consortium (W3C) y también por DBpedia, esta última en lo concerniente a la extracción de datos de Wikipedia. El Open Linked Data funciona bajo el principio de accesibilidad a los datos para todos. Cuánto más acceso tengamos a los datos, más promedio de investigaciones podrán llegar a buen puerto, por lo que se trata de un sistema que fomenta efectos positivos en la sociedad. Además del conocimiento universal, los datos enlazados abiertos permiten la contribución de todos a esos conocimientos o al análisis de los mismos, por ejemplo cuando se trata de datos gubernamentales.

Estos sistemas han crecido apoyándose principalmente en el sector tecnológico pero… ¿Qué ocurre en el sector de la ciencia comunicativa? El nuevo paradigma informativo ha provocado la aparición, en la rama de las ciencias de la comunicación, de un nuevo tipo de periodismo, el conocido como periodismo de datos.

Para Henk Van Ess, periodista de datos y estratega, “el periodismo de datos es una rama del periodismo que permite a periodistas contar historias desconocidas, encontrar nuevos enfoques o historias completas a través de un proceso de búsqueda, procesamiento y visualización de una cantidad importante de datos (recibidos en cualquier formato),  con o sin la ayuda de herramientas gratuitas.”

La era de los diarios tradicionales en papel, a los que se recurría como elemento principal para conocer las noticias del día, ha sufrido un profundo cambio en el que se puede observar cómo cada vez pierden más fuerza los diarios tradicionales. Ya nadie espera a la edición del día siguiente de los periódicos, ahora prima la inmediatez, una necesidad que se cubre gracias a Internet y la existencia y utilización de grandes cantidades de datos. Con el periodismo de datos ya no solo se informa, sino que además se predicen e interpretan posibles causas y consecuencias de los datos. Con ellos, la información adquiere un mayor nivel de comprensión y lógica.

Los datos, además de ser el sustento (en muchos casos) de la información, son concebidos como una oportunidad informativa. En este aspecto el rol del periodista cobra una dimensión que antes no tenía. En él está la capacidad para encontrar los datos, procesarlos y, finalmente,  conseguir sacar las informaciones o historias que estos aportan.

Aunque resulte de alguna manera paradójico, la era de la abundancia de información en la que nos encontramos en la actualidad también tiene una vertiente negativa en lo concerniente al periodismo de datos. En la era de la información, se necesita más que nunca a los periodistas para curar, verificar, analizar y sintetizar los datos. En ese contexto, el periodismo de datos tiene una profunda importancia para la sociedad (Gray, Bounegru, Chambers, 2012).

Con la  aparición del periodismo de datos, estamos asistiendo al vínculo total entre cifras y palabras. Anteriormente esta unión era algo anecdótico, pero en la actualidad se trata de un fenómeno constante gracias a un proceso que ha llevado a la democratización de los datos. Estos son accesibles y publicables. De esta manera, a través de datos que no tienen por qué ser de estricta actualidad, se puede crear una información realmente útil para la sociedad. Por ejemplo, la Base de Datos de salarios de empleados del Estado del Texas Tribune, la cual pone a disposición de sus usuarios los salarios de todos los empleados estatales para que sean los propios usuarios los que ayuden en la creación de nuevas historias e informaciones. La democratización de los datos se pone de manifiesto con este proyecto.

La integración entre mundo tecnológico y mundo informativo ha permitido la creación de herramientas muy útiles a nivel informativo para la sociedad. Es por ello que más allá del paradigma de “cuanta más información, mejor”, es fundamental pensar en la finalidad de esa información, que no ha se der otro que la de mejorar la vida y la comprensión de la las personas de un entorno que ha crecido hasta englobar todo el planeta. Las bases de datos y las páginas Web pueden cumplir ese rol informativo y de contribución a la mejora del conocimiento del entorno de las personas. Es justo ese fin el que persigue este trabajo, facilitar a los ciudadanos gallegos el conocimiento de las personas que las gobiernan, o las han gobernado.

Valid HTML 5 EXPERIMENTAL